viernes, 24 de julio de 2009

Manifiesto Público Corsajistas 66


En la Semana Santa del presente año, gracias a los esfuerzos de la promoción de bachilleres lasallistas 1966 del Colegio Departamental Sagrado Corazón de Jesús, de Cúcuta, nos reunimos un nutrido grupo de ex alumnos, después de 42 años, no sin antes realizar una enorme labor a lo largo de meses para congregar a algunos veteranos residentes en lejanos confines de Colombia y otros países. Logramos un quorum más que respetable para un pronunciamiento democrático en cualquier parte y decidimos escribir este mensaje.

A principios del año 2009 uno de nuestros compañeros, el ingeniero agrónomo Armando Albarracín Medina nos hizo llegar fotografías del exterior de la Quinta Teresa, edificación primera del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, y observamos con tristeza el deterioro de su fachada y los jardines, que ahora no cabe describir. Nos preocupamos hasta cierto punto, porque pensábamos que una casona tan vieja, del último cuarto del siglo XIX, ya debía rendir sus cuentas con el tiempo. Pero cuando llegamos en Semana Santa 2009 a la Quinta, nos encontramos con una realidad quizá provocada por carencias económicas u otras razones que desconocemos.

Entonces nos dijimos: Hay que hacer algo positivo y eficaz, para que nada se quede en promesas incumplibles ni en la euforia momentánea.

Ya conocíamos la existencia de un anteproyecto de Restauración de la Quinta Teresa, que se propone convertir ese espacio en el Museo del Norte de Santander. Entonces nos preguntábamos: ¿Un museo en la Quinta Teresa? ¿Para qué un museo departamental tan costoso en el seno de uno de los mejores colegios que ha tenido Colombia, y quizá aún lo sea, cuando ese establecimiento tiene necesidades más apremiantes y urgentes?

En nuestro grupo de Corsajistas 66 (Bachilleres de 1966 del Colegio Sagrado Corazón de Jesús) y otros ex alumnos y amigos allegados, surgieron en las discusiones tendencias disímiles pero no antagónicas, sobre qué hacerse en la Quinta Teresa. En esencia todos sus miembros apuntaron a un solo objetivo: La educación de los niños y jóvenes, tal y como textualmente fue el legado de doña Teresa Briceño de Andressen.

Hemos llegado entonces al consenso de que la restauración parcial (el frontispicio, por ejemplo) de una edificación decimonónica y la reconstrucción interna de espacios destinados a la educación moderna de los jóvenes (salas de música y danza, grupos corales, laboratorios lingüísticos e idiomáticos, una escuela de arte dramático, una buena biblioteca tradicional y de internet…), no son incompatibles con el respeto y la veneración que merece nuestro pasado cultural.

Esas son nuestras ideas, y estamos dispuestos a ser consecuentes con ellas.

POR TANTO, MANIFESTAMOS:

1) Apoyar al Grupo de Restauración para que la idea se concrete lo más pronto posible, pero insistimos en la necesidad de combinar la conservación arquitectónica con la muy importante ayuda que le debemos a la sociedad nortesantandereana, de reconstrucción de espacios para beneficio y funcionalidad del colegio con el fin de facilitar una buena educación pública a los niños y jóvenes.

2) Exigir enfáticamente que se tenga muy en cuenta la opinión de los Hermanos de La Salle, que mantienen con acierto la administración y la educación de nuestros niños y jóvenes nortesantandereanos que allí estudian.

3) Llamar la atención al gobierno Municipal, Departamental y Nacional, y a todos los organismos públicos y privados, para que suministren el aporte económico necesario con el fin de concluir tan magna obra.

4) Pedir a los Medios de Comunicación y periodistas insignes de la ciudad que accedan a este documento, que colaboren con campañas publicitarias para la obtención de recursos.

5) Permitir que los ex-alumnos corsajistas puedan participar en el Grupo de Restauración, para lo cual colocamos a la orden nombres de compañeros de nuestra promoción 1966. E invitar a todos los ex- alumnos corsajistas a participar y dar el soporte requerido a dicho proyecto.

6) ) Exhortar a la sociedad cucuteña a que participe con entusiasmo y el apoyo necesario para emprender de una vez por todas los trabajos que requieren nuestra QUINTA TERESA y el Colegio Sagrado Corazón de Jesús.



LOS BACHILLERES 1966, EX – ALUMNOS Y AMIGOS

Armando Albarracín Medina, Víctor Hugo Ballén Belén, Ricardo Beltrán Pineda, Gastón Adolfo Bermúdez Vargas, Jorge Horacio Bohórquez Hernández ,Juan Cristo Burgos Gómez ,Marco Tulio Calderón Moreno ,Fabio Delfín Calixto Celys , Hernando Castro Ardila, Alvaro Coronel Becerra, Luis Alberto D´Pablo Sepúlveda ,Eduardo Duarte Amaya, Hugo Espinosa Dávila ,Jos Juan Carlos Leconte Kode, Jaime Enrique Marciales Villamizar, Fernando Matamoros Rincón ,José del Carmen Moncada Montilla , Fernando Morales Acevedo, Jesús María Niño Nieto ,Carlos Alfonso Ojeda Gómez, Jaime Enrique Palacios Ochoa, Amílcar Parada Vivas ,Ciro Alfonso Prato Perozo, Douglas Enrique Quintero Latorre, Samuel Darío Quintero Pineda, Carlos Edgardo Rodríguez Angarita ,Henry Rosas Sayago, Alfonso Salgar Villamizar ,José Francisco Serrano Soto ,Jorge Enrique Téllez Páez ,Jorge Enrique Uribe González, Gloria Maldonado Guerrero, Eduardo Galaviz, Alvaro David Carrillo Omaña, Jaime Figueroa, Rómulo Albarracín Medina, Manuel D´Pablo Sepúlveda